• C.Belén Sánchez

Como los Hombres Lobo

Hoy  día 31, podremos ver lo que la NASSA ha denominado una las tres super lunas llenas. La anterior la vimos el 2 de Enero y la próxima será a finales de año.

Las superlunas se producen porque la órbita del satélite alrededor de la Tierra no es estrictamente circular, sino un poco elíptica, lo que provoca que en algunas ocasiones se encuentre más cerca, el llamado perigeo, o más lejos, el apogeo.

Cuando se acerca la fecha de parto de una mujer es muy probable que alguien diga ¿cuando cambia la luna? (yo lo miré 200 veces). O si vais a cortaros el pelo que la peluquera comente: estamos en luna creciente, tranquila que te crecerá antes.

El Mont Saint Michel es famoso por sus subidas y bajadas de marea varias veces al día, influenciadas por la posición de la luna con respecto a la tierra, dejándolo en modo isla cuando el agua sube demasiado.  Aprovecho para recomendar su visita, fue declarado monumento histórico en 1862, y es el lugar más visitado de la región de Normandía pues es verdaderamente bello.

Y si de influencia de la luna se trata no podemos olvidar a los hombres lobo, con su mala costumbre de transformarse únicamente de humano a lobo en las noches de luna llena.

Dejando a un lado los aspectos más ‘mágicos’ de la luna es obvio que ésta ejerce un poder  sobre el planeta tierra en el cual vivimos y que muchos fenómenos, como las mareas que he nombrado antes, dependen única y exclusivamente de ella.

Pero, ¿ejerce la luna y sus diferentes fases influencia sobre todos los seres vivos del planeta? Porque las plantas son seres vivos y tienen las mismas funciones vitales que un humano: nacen, crecen, respiran, se alimentan, se reproducen… pues la respuesta es SI

Los girasoles son el ejemplo más gráfico del heliotropismo, van girando siguiendo la trayectoria del sol. Pues bien el selenetropismo, se refiere a la luna. Un estudio demuestra que los plantones colocados al aire libre en luna creciente siguen su curso y vuelven hacia ella sus tallos.

En culturas antiguas como la Egipcia, practicaban agricultura leyendo al cielo. Aprovechaban la crecida del Nilo para regar, estudiaban las fases de la luna para decidir la mejor época de siembra, y seguro que el Dios del Sol, Ra les favorecía con sus rayos.

Pues desde nuestros ancestros hasta nuestros días, la luna y el sol siguen siendo los mismos y por tanto podemos APRENDER A CULTIVAR MIRANDO AL CIELO.

Se piensa que la luna activa las funciones biológicas de los vegetales no solo con su fuerza de atracción si no también con su tenue luz. También parece que muchas plantas que sufren el efecto negativo de los rayos ultravioletas del sol se benefician de la luz lunar, cuyas radiaciones están comprendidos en la gama del rojo, están dotadas de poder calorífico y son cpaces de traspasar las nubes y de penetrar en el suelo.

Los efectos estimulantes de la luna se muestran desde la luna nueva y durante toda la fase creciente hasta tres o cuatro días después del plenilunio, pero aparecen especialmente marcados en el tiempo que precede y sigue inmediatamente a la luna llena y en presencia de ésta.

Después de admitir que la luna tiene la capacidad de modificar el flujo de savia en la planta, teniendo en cuenta las fases de la luna se pueden realizar las tareas en nuestras plantas mirando al cielo. Aquí van las labores mas comunes:

SIEMBRA Y PLANTACIÓN

La luna creciente se considera en líneas generales favorable para la germinación y el arraigamiento. Por tanto habrá que sembrar y plantar especies cuyo  vigor no disminuye con la producción de frutos o la floración: plantas de flor en general, rosales, hortensias, tomates, berenjenas o pimientos en cuarto creciente.

Sin embargo, en cuarto menguante plantaremos especies que se tienen que mantener compactas como las petunias o las lechugas y espinacas.

TRASPLANTE A RAÍZ DESNUDA

En cuarto menguante el reposo vegetativo y el movimiento de savia es menor  por lo tanto es el momento idóneo para la plantación sin cepellón (sin maceta).

BULBOS Y TUBÉRCULOS

Para que florezcan deben plantarse en cuarto creciente, sin embargo si queremos guardarlos (una vez han florecido) para volver a plantarlos al año siguiente, debemos recogerlos en cuarto menguante.

Recordad que cada bulbo debe plantarse a una altura según su tamaño.

MULTIPLICACIÓN

¿Cuántas veces habéis tenido una planta bonita y ha acabado dividida entre familiares, amigos y conocidos?

Bien, pues cuando hacemos una división de mata, para que la planta enraíce mejor lo debéis hacer en cuarto creciente porque está en plena actividad.

Sin embargo, si se trata de un esqueje (un trozo de planta sin raíz) la mejor luna es la menguante, pues las sustancias nutritivas permanecerán en la planta para formar las nuevas raíces.

El incienso es un claro ejemplo de planta que se reproduce muy fácilmente por esqueje.

INJERTOS

Se llevan a cabo en cuarto creciente, pues será mas fácil la separación de la corteza y la soldadura de los tejidos que intervienen en el injerto.

PODA

Con luna creciente los efectos vigorizantes de la poda se observan más rápidamente, mientras que con luna menguante son menores. Esto es, si quieres que el césped tarde mas en salir, siega en luna menguante, sin embargo si podas un seto para que brote rápidamente y con más vigor hazlo en luna creciente.

Soy muy consciente de la dificultad que supone en la agricultura moderna seguir estas premisas y cultivar y producir de una manera competitiva mirando al cielo. Pero por otra parte pienso que si nuestros antepasados lo hacían, ¿por qué no nosotros?

Quizá es porque pasamos demasiado tiempo con techos sobre nuestras cabezas y rara vez miramos por la noche la cara de la luna a ver que nos dice. Hoy hay super luna, un buen motivo para mirar al cielo y a ver que os cuenta.

#influenciadelaluna #luna #cultivarmirandoalcielo #elpoderdelaluna #plantas #tareasagricolas #FLORES

0 vistas

©2018 by Succulenta. Proudly created with Wix.com